Cambios en el feto durante el embarazo

El masaje del bebé
15/01/2020
Somos especialistas en Psicología
30/01/2020

En la  Policlínica Madrid Parla Sur nuestros doctores llevarán tu embarazo desde el primer momento hasta el parto.

 

Durante los nueves meses que dura el embarazo se produce el periodo de desarrollo del embrión, de su transformación de cigoto a bebé. Al igual que esta evolución del embrión, el cuerpo de la madre también sufre diferentes cambios, cuyos síntomas varían en función de cada momento del crecimiento del feto.

 

 

Durante el primer mes es difícil saber el momento exacto de la fecundación, por lo que se considera que la primera semana de gestación es la última de menstruación. El cigoto, para pasar a ser un embrión, tan pequeño que no se aprecia en una ecografía, y la liberación de la hormona beta-hCG, que es la que se detecta en los test de embarazo. También se forman las células que acabarán siendo el tejido y la columna vertebral del bebé. La cabeza es la extremidad más abultada y se adivina ya lo que en el futuro será la médula espinal.

 

 

 

En el segundo mes se forman los ojos del embrión y empiezan a crecer los brazos y las piernas. Los órganos internos y el cerebro del futuro bebé se van desarrollando. Este es un mes de mucha evolución, donde el embrión va adquiriendo forma humana y se forman la médula espinal, el corazón, el cerebro, el intestino y la piel.

 

 

 

 

 

Durante el tercer mes el embrión pasa a denominarse feto, y cuenta con todos los órganos ya formados, aunque aún es pronto para determinar el sexo del futuro bebé. Puede llegar a medir unos 7 cm y pesar entre 15 y 20 gramos. El movimiento del feto es muy intenso durante este mes y, una vez cumplido este mes, se considera superado el riesgo de un aborto natural. Esta etapa es conocida como el periodo fetal, ya que el feto empieza a tener forma humana.

 

 

 

 

En el cuarto mes la bolsa de líquido amniótico mantiene al feto protegido de los golpes y le permite moverse con libertad, girar la cabeza y estirarse. Los ojos ya son grandes, aunque están cerrados, la cara se encuentra bien definida y se forman las cuerdas vocales. Ya se han formado las cejas y la nariz. Con unos 18 cm y un peso de entre 150 y 170 gramos, el vientre de la madre seguirá aumentando de tamaño. También aparecen los pliegues epidérmicos, con lo que el futuro bebé ya tiene su huella dactilar.

 

 

 

En el quinto mes  el feto pesa ya más que la placenta. Es el momento en el que sus reflejos se ponen en funcionamiento, por lo que además de dar patadas y agarrar a menudo, empieza a chuparse el dedo. Con un tamaño de entre 22 y 25 cm, el corazón del feto ya late con fuerza y se desarrollan los sentidos, pudiendo percibir luces y sonidos. Durante este mes, en el cerebro se crean millones de neuronas.

 

 

 

 

En el sexto mes el feto ya mide entre 27 y 32 cm y tiene un peso de entre 450 y 1000 gramos. Se forman los músculos, lo que le permite moverse con más energía, se han creado el cabello, las cejas y las pestañas y puede reconocer los sonidos con claridad. La piel del feto está arrugada y es rojiza debido a que los capilares se transparentan. Duerme entre 18 y 20 horas, pero cuando está despierto tiene mucha actividad. El bebé es capaz de abrir y cerrar los ojos, puede sacar la lengua y su cuerpo está mejor formado

 

 

 

En el séptimo mes el esqueleto del bebé es más consistente, se desarrollan los pulmones, empieza a acumular grasa en su cuerpo y se pigmenta el iris y la piel. El feto debería medir entre 33 y 38 cm, pesando entre 1100 y 1300 gramos, lo que hace que esté presionado contra la vejiga de la madre, limitando los movimientos del bebé. La piel ya deja de ser transparente para adoptar un tono opaco. También deja de estar arrugada por los efectos de la capa de grasa que se forma debajo de la epidermis.

 

 

 

Durante el octavo mes los pulmones están casi desarrollados y ocupando más espacio, por lo que los movimientos del bebé están más limitados. El bebé desarrolla las neuronas olfativas y aparecen sus primeros hipos. Su piel se vuelve rosácea y suave. Por lo general, antes de que termine el mes, suele colocarse con la cabeza hacia abajo.

 

 

 

 

En el noveno mes el estómago y el intestino ya están funcionando, el bebé alcanza los 40-43 cm, con un peso de entre 2 y 3 kilogramos, y desciende acoplando su cabeza en la pelvis. Durante este mes el bebé ya es capaz de respirar, realizar movimientos de succión y deglución y empieza a producir su propia sangre.

 

 

 

Final del embarazo

El bebé tendrá un tamaño de entre 45 y 55 cm y un peso de entre 2520 y 3670 gramos. Las uñas del bebé están formadas y sus órganos son autónomos, por lo que ya está listo para su nacimiento.

Puedes consultar los horarios de nuestros médicos en el siguiente enlace: https://policlinicamadridparlasur.com/obstetricia/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *