Tratamiento de las durezas de los pies

cita sanitaria, especialidades medicas, policlinica madrid parla sur
Más de 30 Especialidades Médicas para tu Cita Sanitaria
07/08/2018
cuida tu piel en verano, estetica parla, infografia
Cuida Tu Piel en Verano
17/08/2018
tratamiento de las durezas de los pies, podologo parla, pies de mujer con pequeñas durezas

¿Tienes durezas en los pies? Son bastantes comunes, pero a menudo no se les otorga la importancia que merecen, pues no se trata solo de eliminarlas, sino de detectar su origen y corregir el problema. Nuestro podólogo de Parla analiza esta afección de los pies y nos da las claves para su correcto tratamiento y su prevención. Si te surgen dudas o quieres ampliar información, ¡no dudes en consultarnos!  

¿Qué son las durezas en los pies o “hiperqueratosis”?

La hiperqueratosis, nombre que recibe la afección comúnmente conocida como “durezas en los pies“, tiene lugar cuando se produce un engrosamiento de la piel debido a un incremento de células cutáneas en zonas concretas del pie. Los síntomas son muy visibles, la piel se vuelve más seca, más gruesa, con aspecto escamoso y con un color amarillento, debido a la concentración  y  la “queratinización” de las células de la epidermis.

¿Cómo se producen las durezas de los pies?

Las causas más habituales de las durezas en los pies son la presión y la fricción o el roce mantenidos de forma constante o intermitente sobre un área del pie, llegando a producir un desplazamiento de las capas externas de la piel. En realidad, son un mecanismo de defensa que tiene la piel para luchar contra esas presiones o fricciones que se producen con cierta continuidad, para protegerse de la irritación que ocasionan.

A menudo, las durezas de los pies encuentran su causa directa en el tipo de calzado escogido, si este es estrecho, rígido, poco anatómico, fabricado con materiales poco transpirables, con excesivo tacón… Todo ello puede dar lugar a las consabidas rozaduras en talones y dedos principalmente, e incluso degenerar en patologías más graves (callos, juanetes…).

Otra de las causas de las durezas en los pies está relacionada con el tipo de pisada: si nuestra pisada no es neutra, sino que ejercemos más presión sobre el pie en la parte externa (pisada prona) o en la parte interna, bajo el arco (pisada supina), se pueden generar durezas en zonas de la planta del pie, especialmente si practicamos deportes de impacto con regularidad como correr o jugar al tenis.

Los agentes externos también pueden provocar la aparición de durezas en los pies, principalmente cuando con la llegada del buen tiempo los destapamos y los exponemos asiduamente al sol y al viento, y no los hidratamos suficientemente. También se puede dar la situación en la que se transite con frecuencia un camino que daña nuestros pies, por tratarse de un tipo de suelo que al impactar sobre los pies los erosiona de forma continua.

Por último, las durezas pueden ser originadas por deformidades en los dedos de los pies, como los dedos martillo, ya que en estos casos la presión de los huesos sobre la piel puede ser la causa de las durezas. 

¿Cómo se deben tratar las durezas de los pies?

Cuando detectemos durezas en nuestros pies lo más recomendable siempre es acudir al podólogo cuanto antes, ya que no se trata sólo de eliminarlas, sino de corregir la causa que las ocasiona, de lo contrario volverán a aparecer. Además,  pueden ocultar una afección difícil de detectar a simple vista y/o pueden degenerar en patologías más graves del pie si no se tratan adecuadamente.

Nuestro podólogo de Parla llevará a cabo un estudio completo de las durezas de tus pies (ubicación específica, grosor, sintomatología…), realizando las pruebas diagnósticas que sean necesarias (radiografías, estudio de la pisada…), con el fin de detectar su origen y otorgar el tratamiento más idóneo tanto para su eliminación, como para corregir la causa que ha generado el problema y evitar su reaparición.

Cómo prevenir las durezas en los pies

La prevención es sin duda la mejor manera de evitar no solo las durezas en los pies, sino también el desarrollo de múltiples patologías, nuestro podólogo de Parla nos da una serie de sencillas recomendaciones para mantener en buen estado nuestros pies y evitar problemas mayores.

  • Lava tus pies diariamente, prestando atención a los talones, la planta y el espacio entre los dedos. Utiliza productos naturales con ph neutro.
  • Después de cada lavado sécalos adecuadamente, es importante que no quede ni rastro de humedad para evitar la proliferación de hongos y bacterias dañinas.
  • Hidrata tus pies a diario con cremas y/o aceites hidratantes, algo fundamental para evitar la sequedad.
  • Exfolia tus pies al menos una vez a la semana, eliminarás la piel muerta y evitarás la formación de durezas.
  • No descuides las uñas, mantenlas limpias y bien cortadas permanentemente.
  • Utiliza un calzado cómodo, realizado con materiales naturales y que permita la transpiración.
  • Los calcetines y medias también son importantes, usa tejidos naturales y que se adapten perfectamente a tus pies.
  • Utiliza plantillas o pastillas de gel si tu pisada es anómala para corregirla, pero siempre bajo prescripción de tu podólogo, que te indicará las más adecuadas.
  • Realízate una quiropodia al menos una vez al año.
  • Consulta a tu podólogo ante cualquier anomalía y acude a revisión anualmente.
Si tienes durezas en los pies, no dudes en solicitar cita con nuestro podólogo de Parla, analizará en detalle tu problema y te aconsejará el mejor tratamiento para su eliminación. ¡Contacta con nosotros!

Puedes ampliar información sobre los tratamientos de podología en nuestros artículos: “¿Cuándo debo acudir al Podólogo?” y “Quiropodia, el cuidado que necesitan tus pies“.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *