La depilación láser es el sistema de depilación más eficaz y seguro para la eliminación definitiva del vello corporal o facial, ya que se basa en la eliminación de la raíz del pelo, consiguiendo así que deje de crecer en las zonas tratadas.

Al ser un método de depilación definitivo, tras varias sesiones de tratamiento el vello no vuelve a crecer en las zonas depiladas, eliminando la molestia de tener que depilarse periódicamente. Para poder disfrutar en verano de una piel completamente depilada, lo ideal es comenzar el tratamiento en invierno para dar margen a la desaparición del vello, además de por otras ventajas que nos explican los especialistas en depilación láser de nuestra clínica de Parla.

Cómo funciona la Depilación Láser de Parla

La melanina que contiene el vello, y que le otorga el color, atrae la luz del láser conduciéndola hasta la raíz del pelo, donde se encuentran los “folículos pilosos” que son los responsables del crecimiento del vello. Una vez el láser alcanza los folículos, los quema y destruye impidiendo que el vello vuelva a crecer, pero sin dañar los tejidos y estructuras adyacentes, es decir, sin causar ningún daño cutáneo.

En invierno la Depilación Láser aumenta su eficacia

Dado que en invierno cubrimos la mayor parte de nuestra piel, al no estar expuesta a los rayos solares su tono es más claro, la piel está más pálida.  Ello favorece la depilación láser porque el contraste con el pelo es mayor (especialmente con el vello más oscuro), y se puede trabajar a mayor potencia sin dañar la piel. De esta forma el resultado es más efectivo, y el tratamiento más rápido.

Tras las sesiones de Depilación Láser es mejor evitar la exposición al sol

Después de cada sesión de depilación láser, es importante evitar la exposición al sol para proteger la piel de posibles quemaduras, ya que la piel está sensible tras el tratamiento y la incidencia de la radiación solar puede dañarla. En invierno la ropa nos cubre casi por completo, por lo que es más sencillo evitar los rayos del sol, y además la incidencia de la radiación ultravioleta del sol es menor en la época invernal.

Por otro lado, aunque en Policlínica Madrid Parla Sur disponemos de un láser de Alejandrita que permite depilar todo tipo de pieles en cualquier época del año, hay que tener en cuenta que el tratamiento es menos eficaz en pieles bronceadas, dado que en necesario usar el láser con menor potencia para evitar quemar la piel, puesto que el contraste entre vello y piel es menor. Esa disminución de potencia se traduce en un tratamiento de depilación láser más extenso.

En invierno hay más margen de tiempo para el tratamiento de Depilación Láser

La depilación láser es un método de depilación definitiva, pero para garantizar su resultado es necesario aplicar un determinado número de sesiones, en función del tipo de piel, del tipo de vello, de la zona a tratar y de las características particulares de cada persona. Entre sesión y sesión de tratamiento es recomendable dejar pasar un período de entorno a 6-8 semanas, por lo que es necesario planificar la depilación láser con tiempo, de tal manera que haya margen para poder disfrutar de sus resultados cuando llegue el verano.

Una de las ventajas de depilarse en invierno es que no hay prisa y se pueden planificar las sesiones con tiempo. Como los resultados son visibles desde la primera sesión, llegada la temporada estival ya se nota una notable reducción del vello corporal y facial, y se pueden evitar las sesiones en los meses de verano, los de mayor radiación solar.